LUIS PABLO BEAUREGARD

Siempre he creído que una de las maravillas del arte es el proceso creativo por el que atravesó el artista para plasmar lo que está frente a nuestros ojos. No me refiero únicamente al trabajo técnico que compone una obra de arte sino a lo que se inicia por la mera observación. Auguste Rodin, por ejemplo, tenía un detallado ritual. El escultor iniciaba con un boceto que después convertía en un modelo de arcilla. El francés había aprendido a observar la pieza terminada dentro del mármol antes de que uno se sus ayudantes clavara por primera vez el cincel sobre la piedra para revelarla. Es por esto que Rodin afinó a finales del siglo XIX un método que lo ayudó a trasladar a escala las proporciones de sus modelos de yeso.

FERNANDO GÁLVEZ DE AGUINAGA

La relación entre el hombre y la piedra es tan intensa, que la primera fase de la humanidad hace aproximadamente 2.8 millones de años y hasta la aparición de los metales, es denominada la Edad de Piedra. Muchos científicos teorizan que la elaboración de herramientas de piedra fue lo que nos llevó a evolucionar hacia nuestra condición humana, e incluso esta construcción de herramientas pétreas parece habernos regalado la chispa para descubrir las primeras formas de hacer y controlar el fuego.

 


MERRY MAC MASTERS

Abogado de formación, que ha vivido el arte –su pasión– desde niño, Alan Jorge de Rosenzweig (Ciudad de México, 1963), cuyo nombre artístico es Peñalta, pasó muchos años de su vida sin exposiciones, pasarelas ni reflectores, sumergido en una búsqueda sin ansiedades ni prisas.

Un día, sin embargo, sentado en el baño público de un centro comercial en Cancún, se dio cuenta de que en el techo estaba atrapado un rostro. Acto seguido, sacó el grafito que siempre lo acompaña para liberarlo.


JOSUÉ RAMÍREZ

Presencias pétreas

Descubrir en las vetas del mármol, la cuarcita, el ónix, las humedades, las nubes,  entre el follaje un rostro, una figura, conlleva a presentir una mirada que al vernos  nos provoca otra mirada, un ir al estar de vuelta, un acercar una presencia, hacer presente una ausencia fija de antemano, presentida, animada por la línea que descubre su continuo, su gesto, su sensible imagen suave sobre …


Peñalta. Anacronismo en piedra.

Si bien, la obra de Peñalta evoca la configuración del inconsciente pétreo de los primeros artistas del paleolítico. Asimismo, su trabajo se puede comprender como una arqueología antropo-zoomorfa en la piel arrugada las rocas. Aún más, sus creaciones poseen múltiples lecturas y abordajes teóricos. Uno de ellos es la analogía entre el mito platónico de la caverna y su arte en mármol. Por un lado, el filósofo griego pretendía ilustrar simbólicamente el auténtico conocimiento, es decir, las ideas por medio de la luz natural de la razón.

ADRIANA CANTORAL